Danna y el sentir del acordeón

Visité mi pueblo y allí estaba como siempre, detenido en el tiempo, al igual que su gente, las terrazas de las casas como escenario de tertulias y comadreo, quizás un apagón inesperado o el ‘racionamiento’ de energía que todos esperan, pero que de todos modos lamentan por la novela que dejan de ver o por los ‘bolis’ que se aguan. De cualquier forma, es el momento perfecto para escuchar las historias que los viejos te hacen ver con los ojos de la imaginación y que cada quien recrea a su manera en el lienzo de esa espesa oscuridad.

Conservo los recuerdos intactos de una infancia soñada, de pies descalzos, boliche, trompo y cometa. Caminando por las estrechas y polvorientas calles de El Copey, Cesar, es fácil que una esporádica brisa traiga entreveradas las notas de un acordeón; porque en esta tierra de algodón y de palma africana, aun se cuenta sobre la vida del viejo ‘Toba’: Tobías Pumarejo, y de Luis Enrique Martínez, juglares vallenatos que dejaron sus historias sembradas en esta villa de agricultores,las mismas que cada copeyano ha hecho suyas a su manera, pero que para todos por igual define una estirpe, una idiosincrasia.

El sentir del acordeón, propio de los que nacieron en la costa norte colombiana, es a lo que me refiero, pues como dicen por aquí: “En la tierra del acordeón de cualquier matojo sale un pollo”. Se trata de algo intangible que se refleja en cada aspecto de la vida de los que lo poseen. Es ese sentir de monte, de abarca tres puntá, de cerca de alambre, que se materializa en las costumbres y expresiones culturales de los hijos de esta tierra.

En esta ocasión vine para entrevistarme con ‘la Mella’,  a la que todos por aquí conocen. Desde muy pequeña se abrió paso entre la gente llevando consigo esa pesada caja que a primera vista parecía ser la culpable de su longilínea figura, pero que lleva consigo siempre porque ella representa el don que se hereda cuando se nace en esta tierra. Se trata de esas cosas que no se aprenden, que simplemente se traen de cuna y que solo está de tu parte cultivarlas o no. En esa caja, Danna Fernandez atesora el instrumento que la ha hecho distinguirse de los demás niños de su edad, los mismos que hoy la miran con admiración cuando interpreta su rutina.

Allí, mientras hablamos, Danna no logra aquietar sus dedos, que entre frase y frase pulsan las teclas sacándole sonidos a su acordeón. Se detiene para reírse y de nuevo suelta otra nota, casi como parte de la risa misma. Sus historias tienen la lúdica propia de una niña de su edad, pero traen a cuestas ese sentir del que les hablo. Su expresión es fuerte y natural, sus ojos saltan de su tez morena mientras me cuenta algo casi en calidad de secreto: “A mi papá no le gusta la nueva ola, pero a mí sí me encanta, aunque también me gusta la música vieja”.

Danna es espontánea y sabe que con su acordeón terciado en el pecho todas las miradas están puestas en ella, por eso habla despreocupada y pone una nota como signo de puntuación a cada una de sus frases, confiando en los poderes hipnóticos de este mítico instrumento.

Anuncios

5 comentarios en “Danna y el sentir del acordeón

  1. Por que no pensar en la reencarnacion? Es lo primero que pienso al terminar de leer esta pequeña cronica que muestra ese toque de raices y costumbres caribeñas que nos solia mostrar el gran Ernesto Mcausland. Siempre he creido en tu talento y pienso que este es el inicio de una gran carrera. Pa’ lante es lo que fuertemente te digo, por que estoy seguro que en el corto plazo daras mucho de que hablar.

  2. Escucharla me emocionó sobre manera, Dios bendiga ese gran talento, le auguró muchos éxitos, gran orgullo de sus padres y familia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s