“Carmen” Salgado ¡Es pura Alegría!

Eudes del Carmen Salgado – Taganga Colombia 2013

¡Alegría! Esa es la palabra que mejor describe a Eudes del Carmen Salgado San Martín. Y no sólo porque en su ponchera metálica nunca falten las esféricas y amelcochadas crispetas, sino porque la alegría es un rasgo definitivo en su carácter.

Eudes del Carmen ó “Carmen”, como es mejor conocida en el corregimiento de Taganga, se levanta cada mañana cuando el gallo aún no enfunda su primer graznido, prepara con esmero las “Cocadas”, “Alegrías”, “Barras de Ajonjolí” y demás dulces típicos del caribe colombiano. Luego, ya entrada la mañana, los apila en un mosaico de sabores tropicales que más tarde le endulzarán la boca a más de un “boquisalado” turista en el sector de Playa Grande.

Su historia como vendedora de cocadas comenzó hace casi 20 años, cuando las opciones laborales se le hacían cada vez más esquivas; entonces pudo ver en la dificultad la oportunidad que acabaría por definirla. Decidió emprender, valerse por sí misma y armada de carisma y pasión por la vida se echó encima por primera vez una ponchera de cocadas.

Recorriendo las calles de Taganga, recuerda:

Ayudaba a un mesero llamado Ciro, a meter personal en el hotel La Ballena Azul”.

Haciendo gala de su carisma y entre risas con los turistas les ofrecía sus cocadas al tiempo que los invitaba a pasar al restaurante del hotel.

Carmen esboza una sonrisa mientras recuerda que poco a poco comenzó a ser conocida entre los Tagangueros:

Hasta allá me mandaba a buscar una señora que hoy en día es muerta, se llamaba Laudith Villanueva, para que fuera a vender a Playa Grande.

Para esa época la hermosa playa sólo era frecuentada por turistas en sus yates, quienes por recomendación de doña Laudith esperaban pacientes la llegada de Carmen que con sus dulces y sus cuentos les alegraba el rato.

Carmen es por definición una Mujer Caribe, alegre, orgullosa de sí misma, coqueta, dueña de esa chispa y ese sabor propio del caribeño. Se autodefine como “Feliz”, disfruta de las pequeñas cosas y se siente afortunada por tener lo que tiene, valora cual tesoros a sus dos hijos y guarda para siempre en su corazón la nostalgia de un sueño que no pudo ser:

Yo soñaba con grabar una canción con el Joe Arroyo, era mi anhelo, pero bueno no se pudo.

Esa es Carmen…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s